Inicio » Centro de Prensa » Marviva en medios » Opinión: Si no te gusta el consejo…cambia el consejero

MarViva en medios

Opinión: Si no te gusta el consejo…cambia el consejero

Costa Rica Mayo 16, 2017
Tomado de: CrHoy.com
Autor: Jorge Jiménez

Este gobierno parece encaminado a dejar una lamentable herencia en temas de conservación marina. Luego de tres años de obstinarse en revivir la nefasta pesca de arrastre, ahora abre las puertas a la exportación de aletas de especies de tiburón amenazadas. Ya en diciembre del 2015, el gobierno había modificado el Reglamento para lograr incluir representantes del sector pesquero en el comité de expertos científicos que determina si una especie amenazada se exporta o no.

El panorama se le enredó al gobierno cuando este nuevo Comité, determinó el 5 de abril pasado, que las aletas de tiburón martillo no se podían exportar por considerar que causaría una grave amenaza a la supervivencia de la especie. Esta decisión motivó amenazas del sector palangrero-exportador de una huelga convocada para el pasado 2 de mayo. 

Una semana después, en respuesta a esta amenaza, el gobierno en forma expedita y sin consultar a ningún otro sector interesado, volvió a modificar el Reglamento para cambiar las autoridades encargadas de autorizar la exportación de especies amenazadas. Con este nuevo cambio, el INCOPESCA y el MAG decidirán sobre la exportación de especies de interés pesquero amenazadas. 

El INCOPESCA es la institución que tiene la responsabilidad de manejar nuestros recursos pesqueros. Ahora, a través de este Decreto, se fortalece su ya manifiesto rol de “juez y parte”. Es el INCOPESCA quien determina qué es una especie de interés pesquero y por ende si le compete su administración. Es el INCOPESCA quién otorga las licencias para pescar. Ahora será también el INCOPESCA quien decida si una especie amenazada por sobrepesca se exporta o no. Un ejemplo claro de cómo se modifican las regulaciones a conveniencia de los intereses privados. Cuando no le gusta el consejo, la administración Solís cambia al consejero. 

Esta clara transgresión al sistema de pesos y contrapesos que debe existir en una sana administración pública parece no molestar al gobierno. Sus argumentos se escudan tras la trasnochada y supuesta dicotomía entre la producción y la conservación: intentando hacer ver a las organizaciones dedicadas a la conservación y el uso sostenible de los recursos como extremistas que sólo piensan en la protección de los peces sin importarles los pescadores. El gobierno parece obviar el hecho de que sin peces no hay pescadores y que sin un manejo adecuado de este recurso, estamos condenando a todos los pescadores a la miseria. 

Ha sido precisamente el INCOPESCA, el que durante más de dos décadas ha venido permitiendo que se deterioren esos recursos. El 90% del tiburón martillo ha desaparecido, el 70% del tiburón sedoso ha desaparecido y así podríamos hablar de prácticamente todas las especies de interés pesquero bajo su administración. 

No es sólo el sector ambiente quién dice esto. Ya la Contraloría General de la República (Informes No. DFOE-EC-IF-15-2014 y No. DFOE-EC-IF-14-2012), y una Comisión Legislativa Especial (Expediente 16. 890) criticaron al INCOPESCA en el manejo del recurso pesquero y del recurso tiburón pidiendo profundas reformas. Ahora esta desacreditada institución decidirá sobre la conservación de cualquier especie marina que ella misma decida declarar como de interés pesquero.

Triste es un país cuyos intereses generales se ven comprometidos para acomodar los intereses de un pequeño grupo económico. Triste es un país cuyos recursos naturales se manejan sin transparencia y sin atender criterios científicos.

Todos los Derechos Reservados Copyright 2016 MarViva   |  POLÍTICA DE PRIVACIDAD